advertencia legal

La intención de este sitio no es fomentar la piratería y la tenencia ilegal de música. El material que puede escucharse en el mismo es solo para dar a conocer y difundir los trabajos de las bandas de Heavy Metal que nos gustan, por lo tanto si te interesa lo que escuchas o ves compra el original y ayuda a que las bandas sigan trabajando para deleitarnos.

jueves, 26 de febrero de 2009


Esta es la entrevista realizada por Jose Bellas, para el suplemento SI del diario Clarin, que ha sido publicada el pasado viernes.

Su último disco, Naturaleza muerta, lo confirma como uno de los artistas más sólidos de la escena local. Con un proyecto personal que ya lleva más de 10 años, dice que bajar un cambio y abrir el corazón también es heavy.

Si en los '80 y para el metal local lo "hippie" era el enemigo despreciable (escuchen si no el himno Brigadas metálicas, de V8), Claudio OConnor es la viva encarnación de que la Historia se vive resignificando. Porque es un tipo relajado, un rockero vintage que habla de convivencia, de claridad, de cuidar el planeta como si fuera un habitué del correo de lectores del Expreso Imaginario, aquella revista que fundara uno de sus mejores amigos: Jorge Pistocchi. Y porque exceptuando a Ricardo Iorio (que dicho sea de paso, vive en el campo y reivindica al viejo rock argento en su primer disco solista), no hay otra voz con el peso y la obra que el ex Hermética y Malón viene exhibiendo desde hace 10 años, cuando le puso su apellido artístico al proyecto más duradero de su carrera. "Una década atrás era mi proyecto, pero al tiempo pasó a ser el de todos los que lo integran", dice el lungo nativo de Llavallol, que ahora comparte su vida con la diseñadora de modas Miuki Madelaire, futura esposa. "Algunas de las críticas negativas que tengo vienen de gente que habla de que si me hice las trencitas o si me pinté una uña. Pero desde chiquito yo era el freaky del barrio por cómo vestía", cuenta. Cuando se le dice que su música tiene que ver con el doom metal (ver recuadro), pregunta qué es eso. Se desentiende: "Tengo 45 pirulos, cuando salió Metallica yo ya tenía varios años de rock encima".El título de su último disco, Naturaleza muerta, estaba puesto antes de que compusiera una sola canción. "Fue la primera vez que me pasó algo así. Salió el nombre y de ahí en más ya sabíamos que teníamos que hacer un Chevrolet", lanza la analogía fierrera.

–Tenés una tradición de nombres de discos poco optimistas: "Dolorización", "Estamos pariendo", "Naturaleza muerta"...

–Es lo que veo todos los días: no hay otra cosa. Igual, al menos hay dos canciones esperanzadoras: Jungla y Algunas veces, donde canta Hernán García (bajista). Una es sobre un nacimiento y otra sobre el hacerse cargo.

Igual que sucede con sus adorados Black Sabbath, OConnor no plantea la oscuridad como un fetiche estético sino como el emergente real de un dilema moral. "No soy un extremista: no me caben ni el tapado de piel ni Greenpeace. Eso sí, parafraseando a Barrionuevo, creo que habría que dejar de talar por un par de años. La ecología existe antes que el hombre, pero es mentira que las cucarachas nos van a sobrevivir".

–Veo que ves mucho el canal Animal Planet...

–¡Sí! Especialmente el programa Al extremo.

–Con mis hijos solemos ver "Las aventuras de Bindi", el de la hija del cazador de cocodrilos al que mató una raya.

–A todos nos mata la raya... Fuera de joda y hablando de los excesos, por suerte hoy me siento ajeno de eso también. Al reviente no lo quiero ni para mí ni para mis colegas. Me encantaría que Pity se pusiera las pilas, como hizo Charly García. Y si bien nadie que conozca es un "ex adicto", está bueno pilotearla y ser moderado. Es mejor verlo a Charly medio gordito que atado a una camilla.
Llevado al autorretrato, Oconnor se siente afortunado. "Me siento respetado a partir de mis actos. Y eso es una suerte. Porque uno puede ser coherente con lo que hace y no ser respetado ni tenido en cuenta. Soy muy espontáneo, no soy de escaparme por la puerta trasera en un show, salvo que tenga una urgencia horaria o me sienta mal. Valoro mucho a la gente que se banca un viaje, una entrada, que te brinda su afecto".

–El aguante, bien entendido...

–Más que aguante, le diría amor y cariño. Estaría bueno que se cambie la palabra aguante por amor. Que podamos amarnos y comprendernos, como dice la Biblia. ¡Y ojo que no me convertí en evangelista!
–Te creo, pero no sería la primera vez que eso le sucediera a un músico pesado...

–Los V8 tienen hasta un disco, El fin de los inicuos, ¿no? Pero nunca estuve en una institución que me ampare, salvo la del rock. Y si tengo amigos que están en ésa, bien por ellos. No los voy a desacreditar por no hacer la mía.

–¿Qué pasa con el metal local?

–Se pierde tiempo buscando a un líder. Y acá el líder es el rock. Pero ves que se empiezan con los discursos del tipo: "Este no es de verdad" o "eso no es metal", cosas ajenas al arte. Hay gente que por ahí se equivoca de profesión, que tendría que haber sido político, militar o cura. Son discursos que no van, es como querer enroscar un clavo en una tuerca.

–¿Y vos dónde te colocás, en ese contexto? 

–Mi vida está basada en componer, cantar, actuar. Me siguen muchos adolescentes, así que trato de inculcarles algunas cosas. A esa edad yo era un descarriado, pero fui educado por trabajadores. Por eso, mi granito de arena pasa por hacerles entender que el que labura no es un boludo.

Fuente:  www.si.clarin.com



0 comentarios:

Videos

Loading...

Venda sus productos de forma segura

Regístrese en PayPal y empiece a aceptar pagos con tarjeta de crédito instantáneamente.