advertencia legal

La intención de este sitio no es fomentar la piratería y la tenencia ilegal de música. El material que puede escucharse en el mismo es solo para dar a conocer y difundir los trabajos de las bandas de Heavy Metal que nos gustan, por lo tanto si te interesa lo que escuchas o ves compra el original y ayuda a que las bandas sigan trabajando para deleitarnos.

lunes, 24 de noviembre de 2008


Aquí les dejo la nota que fuera publicada en el suplemento de espectáculos del diario Clarín del día de la fecha, por Pablo Schanton.
Por fin, se edita "Chinese Democracy", el sexto álbum tan esperado de la banda estadounidense. Hoy sólo queda Axl Rose como miembro original. El cantante tardó 14 años en hacerlo, cambió de músicos en el camino, y gastó 13 millones de dólares, pero ¿la espera valió la pena?
Estamos ya en la mitad del "álbum de rock más postergado de la historia", es decir, Chinese Democracy de Guns N' Roses, una gran banda de rock. La canción se llama Catcher In the Rye, una cita a la novela de J. D. Salinger que aquí se conoce como El cazador oculto. A la manera de Salinger, últimamente Axl Rose ha preferido evadir la vida pública. Se recluyó en su mansión angelina, especialmente desde la muerte de su madre, en 1996. Para entonces, el proyecto de este disco que ayer se editó mundialmente y aquí sale el jueves, ya contabilizaba dos años de lenta cocción. Ahora el álbum cumple catorce años de elaboración y los toques y retoques fueron tantos que se nota. Tres guitarristas -y ninguno es el desaforado de Slash- se ocupan de sendos solos en esta canción solamente. A esta altura, el disco -que pasó por situaciones excitantes entre tanta búsqueda de impacto- ya agota un poco por su barroquismo y su lujo, justamente como una fiesta donde todo sobra menos la chispa. Es cierto que éste es el track más flojo de todos, sin embargo exhibe el síntoma general de la obra: un vacío que a veces se quiere llenar con dinero. Esa es la impresión en la primera escucha que la discográfica Universal le permitió hacer a Clarín en exclusiva. Acaso en sucesivas audiciones, el apelmazado de arreglos pueda discriminarse en su sutileza, pero todo suena tan faraónico y elefantiásico por algo: la inspiración no abunda y, sobre todo, falta una banda. Ahora que el esencial Slash brilla por su ausencia, lo mismo que el bajista Duff McKagan y el baterista Matt Sorum (el esencial Izzy Stradlin ya se había ido en 1991), ¿no deberíamos considerar a Chinese Democracy el debut solista de Axl? No esperen más al grupo que en 1987 desató esa "tormenta perfecta" (David Fricke dixit) que fue el hoy clásico Appetite for Destruction, cuya síntesis inesperada podía asociar a New York Dolls con Led Zeppelin, o a Sex Pistols, con Aerosmith. Menos aún, ese tormento perfecto hasta niveles épicos, rayanos en la megalomanía, que fueron Use Your Illusion I y II (91). ¿Se acuerdan de cuando Slash se desataba al punto de descoser las canciones con sus latigazos eléctricos? ¿Y de esas bases ajustadísimas que lograban un groove casi dance hasta emular el de los Stones del '78 o los Zeppelin del '73? Bien, olvídense. Guns N' Roses ya no es una banda orgánica: es un rompecabezas que Axl armó en un estudio de grabación durante 14 años y cargando 13 millones de dólares de producción. Así, Democracia China es el disco de rock más caro de la historia. ¿Y con eso qué?El proceso del disco fue extentuante: en 1997, Rose compra el nombre del grupo; al año, el sello Geffen le adelanta 1.000.000 de dólares para que se apure con el disco; pasan dos productores en vano, Youth y Sean Beavan, pero el álbum sigue en estado de "caos desorganizado"; para el 2000, Axl llama al guitarrista Buckethead y al baterista Brian Mantia para que rehagan partes del álbum: se anuncia que será "un álbum industrial, al estilo Nine Inch Nails"; los Guns tocan en Rock in Rio un año después, y tras tres más, sale un grandes éxitos que vende casi dos millones de copias para equilibrar gastos y expectativas. En total, se utilizaron 14 estudios. Tanta gente participó por canción que los créditos de There Was a Time suman 33 líneas y en un solo track tocan 6 guitarristas. Con Slash solito se solucionaba... Chinese... está datado hace diez años atrás, cuando todavía el Trip Hop (If the World y IRS y esas guitarras acústicas que recuerdan la era Lies, del '88) y el Nü Metal (Better o There Was a Time ) respiraban novedad. Korn, el U2 de Zooropa, Jane's Addiction, Primal Scream y hasta Oasis (la melodía de There Was a Time) son referencias que atraviesan un disco con las ambiciones orquestales (pero sin la genialidad musical) de Led Zeppelin en Physical Graffitti (75). El rock ya dio la vuelta entera: pasó por el "techno" pero hoy volvió al sonido más "orgánico". Chinese... recuerda una mutación superada del rock de esta década.La voz de Axl -uno de los mejores cantantes de rock de la historia- puede recordarnos que la intensidad del rock queda aún en el aullido más vikingo de Plant: en There Was a Time su grito es tan agudo que parece que escupe mercurio. Impresionante. Pero asombra escucharlo tan bajo de registro y tuneado en Shackler's Revenge, una pieza interesante, con un riff filoso, que podrían haber descubierto los Prodigy, y un estribillo de "disco metal". Un punto altísimo, en medio de un viaje donde no faltan las baladas con tanto de Elton John (el piano lo tocan Dizzy Reed y el mismo Axl) como de Queen, por quien Axl admite estar hoy influido. Escribió Thomas Erlewine: "particularmente raro para un chico del interior notoriamente homofóbico". No obstante, Brian May grabó un solo que luego Axl borró... Los Use Your Illusion sirvieron como un manifiesto lúcido y terminal para el rock que aspiraba aún a la "rebeldía" (una canción se subtitulaba Los peligros de la decadencia del rock and roll), mientras el Nevermind de Nirvana re-intentaba abrir el apetito por la destrucción. ¿Qué puede decir Axl ahora después de haber mostrado su tragedia como rockero famoso y haber demostrado que la transgresión del rock resulta al final inocua? Escúchenlo en Prostitute ("Preguntate/ por qué debería elegir/ prostituirme/ para vivir con fortuna y vergüenza") o en Scraped ("A veces siento/ que mi vida es un catástrofe/ no entiendo por qué/ tiene que ser así.// A veces siento/ que nada es imposible/ que soy inconquistable"). Madagascar pinta el paisaje político del momento con grandiosidad pero sin la grandeza de Civil War . Ahí confiesa: "No puedo encontrar un camino para volver a mi camino de nuevo". Se repite una palabra en su nueva lírica: "Anymore". Es decir, "Nunca más".

0 comentarios:

Videos

Loading...

Venda sus productos de forma segura

Regístrese en PayPal y empiece a aceptar pagos con tarjeta de crédito instantáneamente.